Iglesia de Santa Maria La Mayor

 

Esta iglesia ha sido varias veces modificada, buscando su ampliación, De lo románico solo queda lo que es hoy la capilla de la izquierda, con su ábside semicircular con bóveda de horno, presbiterio con bóveda de cañón y arco triunfal

Al exterior, el ábside, del que puede verse todo su semicírculo y el muro del presbiterio norte. es el ábside de su iglesia de concejo, dividiendo, dividido en tres calles por contrafuertes prismáticos que suben hasta la mitad del muro y en donde apoyan unas columnas de fuerte monolito y exento que acaban en capitales que soportan la cornisa. El izquierdo con volutas en los extremos y en el centro dos águilas de alas explayadas.

El derecho, con volutas laterales y centro con bolas con caperuza. Los canecillos de la cornisa absidel con todos los royos dobles. La única ventana, central, del abside lleva chambrana del baquetón y aquivolta de media caña con bolitas y baquetón. carece de columnas y capiteles. El muro del presbiterio norte, el único visible, lleva canecillos del mismo tipo. tuco espadaña al oeste, hoy modificada en torre. Una puerta, con columna a cada lado, con capiteles de hojas muy toscas, y arquivolta de boquetones, se abre en el muro sur.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El interior, muestra un arco triunfal doblado, que apoya en capiteles primaticos de relieve rehundido, del tipo de los de la iglesia de Lafuente, en Lamasósn. El izquierdo tiene cimado de hojas entre zarcillos. La cesta, a la izquierda, dos figuras relacionadas que tienen debajo otra acostada. En el centro, arpía con la cabeza humana sobre perro y éste, a su vez, sobre figura acostada; después, figurilla de pie. el lateral derecho de la cesta lleva una figura con cayado, debajo otras de difícil percepción. El resposión donde apoya lleva cimacio de nido de abeja. El capitel derecho es de grandes hojas en cada lado, con cimacio de hojas y zarcillos, teniendo el del resposion donde apoya figuras humanas y cabezas.

La ventana interna de ábside lleva capiteles de acantos doblados, bastante bien labrados.

La iglesia en sus elementos románicos conservados, puede tener una cronología de finales del siglo XII o principios de XIII, aunque no deja de apercibirse cierto arcaísmo popular en la talla y composición de sus capiteles del triunfal, de muy difícil interpretación